No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo

lunes, 5 de marzo de 2012

Reiki + guía filosófica para eliminar bloqueos emocionales y mentales



El Reiki nos da calma, serenidad, y equilibra nuestra energía, al tiempo que la guía filosófica nos muestra las herramientas necesarias para vivir una vida plena y feliz.
El sistema Reiki trata al hombre como un todo: cuerpo, emociones, mente y espíritu. De esta manera incide sobre cada plano aportando energía, desbloqueando y limpiando todo nuestro ser. Tiene muchos beneficios, entre ellos encontramos la claridad mental que es necesarias para ver, comprender y enfrentar nuestra situación. Es por ello que la guía filosófica tras cada sesión potencia su efecto y nos hace entender los puntos a tratar.


  Los terapeutas Reiki, tras la meditación y armonización de su propia energía, sintonizan y equilibran la energía del paciente a todos los niveles con la imposición de manos. Estos planos que forman el Todo del ser humano no están separados por límites o barreras, sino que se interrelacionan entre sí a partir de la energía vital y cuando uno falla todos los demás se colapsan hasta que enfermamos. Los traumas –ya sean físicos o psicológicos- son fuertes impactos que desajustan nuestra energía física de las demás capas energéticas y por ese motivo nos sentimos descolocados, sin lugar en el mundo. Gracias a las sesiones es posible reajustar ese desnivel y lograr que volvamos a encontrar nuestro espacio vital, así como procesar las emociones que han provocado el bloqueo. Tras cada sesión nos sentiremos más relajados y capaces.
Existen traumas más severos que otros, esto depende de la intensidad, de la duración y de las implicaciones emocionales. Por ese motivo cada persona deberá evaluar según sus reacciones cuándo puede pasar al siguiente nivel. A través del Reiki es posible corregir cualquiera de estas descompensaciones energéticas haciendo que los bloqueos que nos paralizaban desaparezcan.



La guía filosófica ayuda a analizar y encontrar sentido a las emociones y sensaciones que el paciente siente durante el tratamiento y en su vida diaria para que sea capaz de asimilarlas y superarlas. De este modo el terapeuta charlará con nosotros de forma distendida para localizar hábitos, críticas, pensamientos, lenguaje…, que señalen claramente el problema y cómo lo agravamos sin desearlo; juicios negativos que han quedado grabados en nuestra memoria inconsciente a través de los años y nos afectan en nuestra vida consciente.
Nuestros pensamientos y forma de encarar el día a día condicionan nuestra forma de sentir y entender lo que nos sucede, éstos distorsionan la realidad y nos producen ansiedad y depresión. Gracias a las herramientas que el terapeuta pone a nuestro alcance –respiración consciente, relajación con visualizaciones, meditación…- somos capaces de reeducar nuestros hábitos y eliminar nuestros condicionamientos limitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada