No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

martes, 13 de junio de 2017

Mi Boda en la Naturaleza

Aprovechando la primavera y luna llena de junio —luna llena en géminis, la tercera más importante del año— celebramos nuestro enlace en plena naturaleza. La ceremonia se inició en la hora solar, pero los novios entramos en el círculo en la hora de venus.
La noche anterior realizamos un ritual para cargarnos con la luna y pedir permiso a los espíritus de la zona, así como invocar a los antepasados que nos acompañarían al día siguiente. Vimos descender el sol al tiempo que una luna bailarina se alzaba tras las copas de los árboles y los espíritus descendían con las últimas luces del ocaso.
Después de casi 19 años juntos, fue una declaración de amor y de intenciones, algo hermoso que atesorar. Fue un momento precioso con un ritual escrito por mi misma, una mezcla entre la unión de manos celta, con el ritual de los puntos cardinales y los cinco elementos, y otros toques animistas, donde los espíritus de la naturaleza, los antepasados y la madre tierra nos acompañaron.
Gracias a todos los que participasteis en ese día tan especial y a los que os quedasteis con nosotros para seguir al día siguiente —también a los que no pudisteis acudir, pero estabais ahí en esencia.






Si queréis celebrar vuestro amor de una manera natural, hermosa y espiritualmente abierta, os lo recomiendo. Estaré encantada de ayudaros para que el ritual se ajuste a vuestro sentir. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario